Descarga del artículo:

Bandejas de horno tradicionales con soldaduras modernas

El gas de protección optimiza la calidad y la eficiencia

Las bandejas de horno hechas con una lámina de acero moldeada por compresión han estado presentes de manera permanente en casi todas las cocinas. Las grandes panaderías también utilizan estas bandejas, pero en un formato considerablemente superior para hornear varias docenas de barras de pan o pasteles al mismo tiempo. Por tanto, estas láminas moldeadas también pesan estando vacías. Además, su tamaño suele hacerlas inestables. Ambos problemas se resuelven utilizando un marco que estabilice las láminas y facilite su manipulación mecánica.

La lámina moldeada y el marco se unen mediante un proceso de soldado que debe realizarse de la forma más rápida y limpia posible, ya que la productividad de todo el proceso de fabricación depende de este paso de producción. La calidad de las soldaduras no es solo una cuestión de aspecto: cuanto mejor sea la calidad, menos trabajo de reelaboración será necesario. Además, las superficies suaves y las uniones limpias son esenciales para garantizar una buena base para el revestimiento antiadherente que se aplica posteriormente.

Para evitar que el acero reaccione al aire ambiental, lo cual puede afectar adversamente a sus propiedades materiales, se utiliza un gas protector especial para blindar la zona de soldadura frente al aire ambiental. Este gas de protección es una mezcla de gases desarrollada especialmente para aceros no aleados y de aleación pobre. Además de su componente principal, el argón (86%), también contiene CO2 (12%) y oxígeno (2%).

Esta mezcla garantiza que el soplete no se caliente demasiado, reduciendo así los costes de mantenimiento. Además, durante la soldadura se genera menor cantidad de gases nocivos, las soldaduras son mucho más suaves y se reducen las salpicaduras.

Descarga del artículo:

Recomendar:

Idioma