Descarga del artículo:

Dióxido de carbono para la protección de los champiñones

Las esporas de las setas se mueren si la temperatura del sustrato no es constante

Los champiñones cultivadas crecen en abono compuesto, que se entremezcla con las correspondientes esporas de las setas. Los expertos hablan de sustratos de cultivo. Durante el transporte de estos sustratos a los productores de champiñones, la temperatura de las esporas de estas setas en el compost no puede sobrepasar un máximo admisible, ya que las esporas de otro modo morirían. Para controlar la temperatura se usa dióxido de carbono o nieve carbónica. Su frío detiene la fermentación (un proceso de fermentación natural) en el compost y mantiene una temperatura constante del abono compuesto durante el transporte. Las esporas de las setas se conservan de forma fiable.

Descarga del artículo:

Recomendar:

Idioma