Conos de helado crujientes

El nitrógeno fija una capa de chocolate en el interior del cono

En la preparación del popular cono de helado, un proceso especial asegura que la textura crujiente del barquillo se conserve. Si se colocara el helado directamente en el cono, éste se ablandaría debido a la humedad del helado. Por lo tanto, el interior del cono primero se impregna con una capa de chocolate caliente a 40° C. Puesto que esta capa también podría afectar al barquillo y hacerlo menos crujiente, el nitrógeno criogénico con una temperatura de -196º C hace que el chocolate se enfríe rápidamente hasta 10° C. Esto fija la capa de chocolate en el cono y, junto con el helado, garantiza un placer refrescante y crujiente.

Recomendar:

Idioma