Rastros de gas en el supermercado

Fugaz pero indispensable

El único gas que se vende en los supermercados es butano para rellenar mecheros. Por tanto, cuando alguien entra en un supermercado, probablemente no piensen en gas, sino en cosas como tomates, salchichas y lavavajillas. Sin embargo, sin gases, muchos de los productos de las estanterías no tendrían el aspecto, olor ni gusto que tienen y algunos ni siquiera estarían allí. Gases for Life ha ido al supermercado para buscar rastros de estas sustancias fugaces que están presentes en todos los aspectos de la vida diaria.

El primer rastro lo encontramos frente a la entrada, del lugar donde se encuentran los carritos de la compra. Para cuando el hierro se ha fundido, transformado en alambre de acero, se le ha dado forma y soldado para formar un práctico elemento de asistencia para la compra, se han utilizado varios gases en el proceso. Es probable que se haya introducido oxígeno en los altos hornos para optimizar la generación de calor y que se haya utilizado argón para refinar el acero fundido y mejorar su calidad. Mientras el metal se convertía en alambre en el tren de laminación, el nitrógeno en el horno impedía la oxidación. Y por último, pero no por ello menos importante, las mezclas de gases protectores son indispensables cuando los robots sueldan el alambre para crear carritos de la compra.

Fertilización con gas para tomates

Comenzamos la compra en el puesto de fruta y verdura. Los tomates de invernadero se han "fertilizado" con dióxido de carbono. El aire del invernadero se enriquece con el gas, que favorece el crecimiento y permite mayores rendimientos. La bolsa con la ensalada ya cortada y preparada contiene seguro una mezcla de nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono que evita que los bordes de la verdura se vuelvan marrones y garantiza que se mantengan crujientes durante más tiempo. Las ensaladas ya cortadas comer ahorran tiempo, al igual que el café instantáneo, que se puede preparar en un momento. Para garantizar un buen sabor, es necesario liofilizarlo: el extracto de café hervido a 200 grados a gran presión genera espuma con aire o CO2 y después se ultracongela. El nitrógeno líquido aporta bajas temperaturas en el circuito de refrigeración. Además, enfría el condensador de hielo que elimina el agua que se haya convertido en hielo desde el extracto en la secadora al vacío. El gas permite que la temperatura descienda a -100 grados Celsius. Esto significa que tarda poco en secar y que las sustancias saborizantes se conservan.

La mezcla adecuada

La selección del expositor de carne no tendría el mismo aspecto y sabría completamente distinta sin gases. Al mezclar la carne picada, se introduce nitrógeno líquido o dióxido de carbono en el mezclador como refrigerante, como por ejemplo en el proceso Variomix de Messer. El gas criogénico elimina el calor generado por el proceso de mezclado. Las bajas temperaturas, que son importantes para el ciclo de vida, se mantienen mientras la carne se mezcle. Las amasadoras se enfrían de acuerdo con el mismo principio con el que se realizan productos de repostería. El método Variomix se emplea también para la producción de alimentos en forma de polvo, como paquetes de sopa y productos instantáneos. Cuando se encapsula el polvo, se garantiza que los componentes se mantengan granulares y vertibles. Los productos sobre hielo en el expositor de pescado han atravesado la cadena del frío. Cuando la calidad del marisco de un supermercado alejado de la costa casi iguala la de los peces recién pescados también se debe a un método de congelación vanguardista que emplea gas criogénico. La velocidad a la que se enfrían los productos cuando se ultracongelan es importante. Si la refrigeración es demasiado lenta, se forman grandes cristales en los alimentos congelados que dañan las células: se pierden vitaminas, nutrientes y sustancias de sabor. Por tanto, en los sistemas de congelación Cryogen-Rapid de Messer, los alimentos se congelan en el menor tiempo posible con nitrógeno líquido o dióxido de carbono. El proceso también ayuda a proteger los bancos de peces: se pueden cumplir las vedas y, al mismo tiempo, los consumidores cuentan con suministro de su pescado favorito durante todo el año.

Aromas y olores

El pescado se acompaña de vino blanco, cuya temperatura de fermentación se ha reducido utilizando hielo seco, lo que conserva los aromas frutales de la uva. Mientras el buen vino está madurando, un gas inerte obliga a que el aire salga del tanque, evitando así la oxidación. En las demás estanterías apenas se encuentran tampoco bebidas en cuyo proceso de preparación o llenado no se haya utilizado al menos un gas. Las aplicaciones varían desde el dióxido de carbono, que hace que la limonada sea gaseosa, al nitrógeno en el espacio vacío de una botella de zumo, por nombrar tan solo a dos. Además de aportar protección frente a la oxidación, el gas mantiene la presión que estabiliza el recipiente PET de paredes finas. Los gases participan en muchos pasos en la fabricación de la mayor parte de detergentes y productos cosméticos. Entre otras cosas, contribuyen a extraer las fragancias naturales intactas de las materias primas. A una proporción determinada entre presión y temperatura, el dióxido de carbono entra en el estado supercrítico, a medio camino entre líquido y gas. Al mismo tiempo, alcanza enormes propiedades de disolución y, por ejemplo, puede extraer aceites esenciales de plantas de manera suave y eficiente. El último tipo de extracción en el supermercado, la extracción de la cartera o monedero del bolsillo, es el único que no requiere ningún gas.

Recomendar:

Idioma