Las plantas de tratamiento de aguas: "a todo gas"

El oxígeno puro acelera el tratamiento de las aguas residuales

Desde fuera, las plantas de tratamiento de aguas residuales parecen lugares donde no hay prisa para nada; tampoco parece que pase mucho en los grandes depósitos. Sin embargo, esa percepción es errónea. Los procesos de tratamiento de aguas residuales de tipo físico, químico y biológico tienen lugar literalmente por debajo de la superficie. Y allí, la velocidad de los procesos es, sin duda, importante: cuanto más rápido sea el proceso de purificación, mayor será la eficiencia de la planta. La clarificación biológica se puede acelerar en gran medida con la adición específica de oxígeno. En Hungría, la experiencia con este proceso ha sido buena y ha contribuido a mantener bajos los costes de inversión.

Durante la década pasada se ha impulsado considerablemente el desarrollo del sector de las aguas residuales de Hungría. Como parte de la adhesión de Hungría a la UE en 2004, se modernizó la infraestructura de grandes zonas del país, adecuándolo a los criterios de la UE. No obstante, al mismo tiempo, las demandas del sistema han cambiado significativamente. Los húngaros ahorran mucho más en agua potable hoy en día: el consumo ha descendido una cuarta parte desde el comienzo de la década de 1990, pasando de en torno a 125 litros a 95 litros por persona aproximadamente. A pesar de que el volumen de aguas residuales se ha reducido también en consecuencia, su carga contaminante relativa ha aumentado sustancialmente. Además, las plantas de tratamiento de aguas residuales suelen hacer frente a considerables fluctuaciones de carga. Las diferentes cantidades de aguas residuales, que a menudo contienen una alta concentración de sustancias contaminantes, tienen que tratarse según y cuando lo exijan las necesidades y cumplir al mismo tiempo unos límites estrictos. El aumento de capacidad por medio de tecnologías convencionales consume mucho tiempo y es costosa. Una alternativa rentable es la aceleración del proceso de purificación. El proceso de oxigenación parcial (PO), desarrollado por Messer, mejora la eficiencia de las plantas existentes y mantiene un CAPEX bajo. Este proceso implica la inyección de oxígeno puro en vez de aire normal en los depósitos de lodos activados, lo que produce un efecto de impulso de la actividad aeróbica bacteriana, que tiene como resultado un proceso de biodegradación mucho más rápido. Esto también se aplica al proceso de nitrificación, la oxidación bacteriana de amoniaco a nitrato, que tiene gran importancia.

Las mangueras de aireación, los inyectores y los oxidadores utilizados para el proceso de PO parcial se pueden calibrar con precisión de acuerdo con los parámetros de la planta de tratamiento. "La selección de sistema o combinación de sistemas viene determinada en gran medida por la aplicación y las condiciones locales", indica András Paszera, especialista en tecnología medioambiental de Messer. Entre los parámetros importantes se encuentran la forma del depósito y la disponibilidad y el coste de la electricidad.

Las mangueras de paredes gruesas con un gran número de poros minúsculos o un inyector de bomba Venturi se utilizan para inyectar el oxígeno en el depósito de lodos, donde se dispersa en forma de burbujas muy finas. Esto permite añadir una gran cantidad de oxígeno particularmente grande con un alto grado de eficiencia, así como una dosificación precisa según los requisitos. "La oxigenación parcial es especialmente adecuada para plantas industriales con cargas que fluctúan mucho y para plantas de tratamiento con operación de campaña", explica András Paszera. "Por ello, ya no es necesario contar con grandes volúmenes disponibles que requieran una gran inversión; la capacidad física se sustituye con la eficiencia biológica."

Oxigenación parcial

El proceso de Po se puede utilizar en una gran variedad de sectores, incluidos el químico, el del cuero, el textil y los alimentarios, así como la industria de la pulpa y el papel y las plantas municipales de tratamiento de aguas residuales.

Los puntos fuertes de la oxigenación parcial:

  • Mayor capacidad de limpieza.
  • Nitrificación segura.
  • Respuesta fiable a las cargas de choque.
  • Reducción marcada de las emisiones de olores.
  • Inyección silenciosa de oxígeno.
  • Mayor fiabilidad operativa.
  • No hace falta ampliar la planta de tratamiento, costes de inversión bajos.
  • Es posible el uso de emergencia en caso de fallo del dispositivo de aireación.
  • Apta como solución temporal.

Recomendar:

Idioma